BMW Z4 GT3 un auto de la san…

La otra vez leí esta experiencia de una persona que tuvo la oportunidad de manejar esta maquina, un auto de competición en un circuito. La verdad… sentí envidia, debe ser impresionante la posibilidad de manejar este monstruo. Les comparto parte de lo que leí que merece ser compartido con uds.

Voy a citar las partes más relevantes de esta nota para que vean la suerte que tuvo este muchacho.

Hace poco fui invitado por BMW Latinoamérica a probar un Z4 GT3, carro que actualmente corre en el campeonato mundial de duración de la FIA y que fue llevado especialmente para que unos pocos periodistas del mundo tuviéramos la oportunidad de manejarlo en el circuito Monte Blanco en España cerca a la cuidad de Sevilla.

A finales de noviembre volé hace Sevilla, donde empezó el programa diseñado por BMW, en el cual durante la primera tarde fuimos a la pista, y nos presentaron a los pilotos oficiales de BMW de las categorías DTM y del campeonato mundial de duración, con ellos tuvimos la oportunidad de caminar y reconocer la pista de 2,397 metros de longitud que nos esperaba para girar al día siguiente.

Después de recorrer el trazado nos llevaron a una presentación donde nos indicaron las normas de seguridad, especificaciones y controles de los carros, turnos de conducción, y de ahí salimos a conocer de cerca el BMW Z4 GT3 y hacer el ‘setting’ de la posición de manejo, luego vamos rumbo al hotel a “descansar” pues no es fácil dormir con semejante oportunidad al día siguiente.

Por fin amaneció. Mi turno de manejo estaba programado sobre el medio día, alisté mis cosas y esperé pacientemente a que me llamaran para ir al circuito. Ya en la pista, me dirijo a medirme el overol de carreras, guantes, botas, casco, hans device y demás implementos de seguridad, que a pesar de llevar los propios, la gente de BMW nos tenía todo preparado de manera impecable e iguales a los pilotos titulares, es decir, piloto oficial BMW por un día….

Me vestí y muy ansioso, de ahí me dirijo al muro de pits donde veo pasar el Z4 conducido por otro periodista, estando allí sentado, me indican que debo pasar a otra parte de la pista donde a bordo del un M3 DTM conducido por Timo Glock ex F1, voy de pasajero a recibir una buena purgada y deleitarme de una clase de manejo por parte de Glock que domina ese fierro como si estuviera jugando PlayStation.

Con la adrenalina al 100% y el reloj que corre lentamente, camino nuevamente hacia los pits donde me indican que llegó la hora. Mi primer contacto es con el ingeniero del carro quien me dice que debo repasar la posición de manejo, botones del timón donde están los diferentes mandos del coche, y un listado de indicaciones para tener en cuenta al momento de rodar en la pista.

Me subo al carro y con la ayuda de Jorg Müller piloto titular del Z4, hago los últimos ajustes de la posición de manejo, volumen del radio y otros detalles.

Llegó la hora, por fin estoy vestido, sentado, con los cinturones amarrados y atento a la orden de prender el motor por parte del ingeniero, quien me indica que hay que dar una vuelta de instalación tal como lo hacen en F1 para saber que todo funciona Ok y así empezar a girar en la pista.

Por fin me dicen por el radio que encienda el motor, pasan unos 10 segundos, y el ingeniero me dice que puedo rodar, lo que se siente es indescriptible, poner primera y poner andar ese monstruo es lo máximo que me ha pasado en mi carrera como piloto, Salgo de pits donde acelero tímidamente pasando los cambios y al final de la recta me espera una curva en U hacia la derecha donde debo pasar de 6ª a 2ª velocidad, de ahí en adelante en esta primera vuelta voy conociendo y sintiendo lo que este aparato tiene para ofrecer.

Paro en los pits donde me indican que todo esta listo para dar 5 vueltas y volver a pits para revisar el sistema de telemetría y donde le ingeniero me podrá decir qué estoy haciendo mal o bien, en la pista.

Esas 5 vueltas se pasan volando, y yo, en cada una voy entendiendo y conociendo más el carro, son 700 caballos de potencia, tracción trasera, ABS, control de tracción, caja secuencial que me ponen vuelta a vuelta a dar más de mi para poner el carro en una presentación decorosa.

Paro en los pits, donde el ingeniero me pide que frene con mayor fuerza, pues según los datos, estoy poniendo solo 60 libras de presión en el pedal, y para que los frenos estén al 100% y se puedan aprovechar como mínimo debe hacerse una presión de 120 libras, Müller me da un par de tips de la pista y estoy listo para salir a dar 8 vueltas finales.

En esta ultima sesión empiezo a mejorar mi ritmo y velocidad en cada vuelta, siguiendo las instrucciones del ingeniero le hago más presión al pedal y puedo frenar más tarde, por supuesto eso hace que los tiempos bajen y que yo acelere más fuerte, por supuesto lo bueno dura poco y al paso por la recta principal, que a propósito, el Z4 se devora hasta el final, llegando a más de 250 Km/h, leo en el tablero el aviso de PITS que me indica mi última vuelta, desacelero y en esos últimos metros, trato de mirar y grabar en la mente todos los detalles de el carro, la pista, la pinta etc.

Para no olvidarme nunca de que por un día fui piloto oficial de BMW en una pista espectacular y con la satisfactoria conclusión de ser felicitado por el ingeniero y Müller por una decorosa presentación, constancia y buen potencial de velocidad.

Fuente: http://www.pulzo.com/opinion/bmw-z4-gt3-un-sueno-hecho-realidad/104011

Para que entiendan un poco la experiencia de este periodista, les pongo un par de fotos para que vean lo increíble.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s